La Ratita Presumida

Artículos del blog

Acerca de La Ratita Presumida

Tengo más de 30, peso más de 50 y mido menos de 1.70. Soy la española media, con mucha ropa en el armario y nada que ponerme cuando lo abro. Una terapia: ir de compras; una película: Desayuno con diamantes, Cuatro bodas y un funeral, La linterna Roja, La ley del Deseo…; un libro: Orgullo y Prejuicio, Casa de Muñecas, cualquiera de Rosa Montero y Terenci Moix; una tentación inevitable: pasar por un kiosko y comprar todas, todas las revistas de moda. Un saludo a todas las Ratitas modernas que ya no llevan lazo rojo, pero se mueren por unos zapatos de Louboutin (aunque se terminen conformando con unos de Zara).

Wishlist octubre 2014

Como ya hice antes del verano, retomo mi wishlist para contaros cuales son los objetos por los que muero de amor.

1. Pulseras diecisietecosas. Patricia es una de esas personas que las redes sociales han puesto en mi camino y a la que admiro tanto en su trabajo (es reportera de informativos telecinco) como en su pasión, la elaboración de bisutería llena de encanto y de detalles bonitos. Tengo la suerte de tener algunas de sus piezas pero desde que vi esta pulsera caí enamorada de ella. ¿Cómo no enamorarme, si ponía mi nombre? Aunque tengo que reconocer, que me gustaría incluso más tener una pulsera con el nombre de cada uno de mis hijos.

 

 

 

diecisiete cosas pulsera chapa grabada oval

 

2. Zapatos Orla Kiely para ClarksA los que os puede la comodidad en los pies conoceréis tan bien como yo la marca Clarks. Se trata de una marca que cuida la comodidad y la calidad de sus productos y puedo decir que tengo varios de sus zapatos en mi zapatero. Pero desde que la pasada temporada iniciaron su colaboración con la diseñadora Orla Kiely, muero de amor por las dos colecciones que han sacado. Como pasó en la anterior, esta también está practicamente agotada, pero sigo enamorada de estos zapatos retro, que me hacen ojitos desde la pantalla.

Clarks_Orla-Kiely

3. Bolso bandolera Annuik. Lo mío con los bolsos bandolera es un amor sin fin. Y hace muchísimo tiempo que ando detrás de un bolso de animal print porque me parece de lo más versátil. Este de la tienda Annuik (que como bien sabréis, es la tienda online de mi queridísima Anatxu) me parece una preciosidad y además, es posible convertirlo en clutch ¡Que más se puede pedir! Directo a la wishlist.

Annuik-bolsoclutch-florencia

4. Barra de labios Pattiserie de Mac. Un básico de los básicos en cosmética y se me resiste como pocas cosas en este mundo. Mi marido me lo intentó comprar en su último viaje y estaba agotado. También lo he intentado en la tienda online y en la tienda que la marca tiene en la calle Fuencarral, en Madrid. Pero nada. Ya se ha convertido en un reto personal. Tiene que ser mío.

mac_patisserie

Plumas ultraligero: así lo llevo yo

Aunque yo adquirí mi plumas ultraligero hace ya varios inviernos, parece que esta temporada está viviendo su época dorada y todas las tiendas tienen ya en sus estanterías su versión de esta prenda tan versátil y a la que yo, personalmente he sacado muchísimo partido. Hasta mi marido se ha comprado el suyo y hemos comprado uno para cada uno de mis hijos.

Si no estoy mal informada, la idea inicial de esta prenda partió de Uniqlo, y de hecho, el mío es de una colaboración de la casa japonesa con Comptoir des Cottoniers. Conocía vagamente los plumas de Uniqlo, pero cuando realizaron esta colaboración me enamoré perdidamente de uno de ellos y no paré hasta hacerme con él. Fue una gran compra, y le he sacado muchísimo partido, pero tengo que reconocer, que si hubiera habido tanta variedad cuando compré el mío, posiblemente me hubiera comprado uno un poco más económico.

En cualquier caso, como se trata de una de las prendas de la temporada, se me ha ocurrido mostraros algunas de las combinaciones que yo suelo realizar con él. Son sólo algunas sugerencias, puesto que como os digo, se trata de una prenda muy básica y sus posibilidades son infinitas. Ni que decir tiene, que os recomiendo muchísimo tener una en vuestro armario. No pesan nada, no ocupan nada, suelen venir con su bolsa para guardarlos, y son una opción perfecta para llevarlos en un hueco de la maleta en los viajes de invierno.

Mis combinaciones son las siguientes:

1. Una combinación para diario. Perfecta para salir e ir cómoda. El punto de color lo lleva el bolso y las zapatillas son una de esas tendencias que al menos yo, he adaptado a mi día a día encantada.

plumas_ultraligero_laratitapresumida_1

 

2. Una combinación para salir a cenar o en fin de semana. Os enseño una sudadera que he adquirido esta temporada pero hay muchas estupendas que hacen de esta prenda un básico que ha salido de la ropa más casual para ser una prenda de vestir.

plumas_ultraligero_laratitapresumida_2

 

3. Un modo de usar la capa, tan tendencia esta temporada, y sacarme mayor partido durante los meses de más frío usando el plumas debajo.

plumas_ultraligero_laratitapresumida_3

 

Newsletters que merecen la pena

Supongo que quien más, quien menos, todos  recibimos demasiados correos a lo largo del día. Si encima estás en bases de datos por ser blogger sabrás que los correos se multiplican hasta el punto de tener la sensación de no tener nunca limpia la bandeja de entrada. En mi caso, además, al comprar mucho en tiendas online, estoy suscrita a muchas newsletters. Para los que no lo sepáis, existe una práctica común entre las tiendas online por la que, si te suscribes a su newsletter tienes una serie de descuentos exclusivos y además, sueles tener algún tipo de descuento o beneficio en tu primera compra en dicha tienda.

newsletter

Pero como en todo, hay newsletters y newsletters. Algunas son tan pesadas y tan poco interesantes, que directamente borro el correo sin leerlo. Pero también reconozco que hay otras que saben hacer su trabajo y que, incluso, tengo ganas de recibir y leer sus correos.

Mis favoritas son las siguientes:

  • Laconicum: una vez más os hablo bien de esta tienda. Y es que, si sus productos son un auténtico placer para los sentidos, sus newsletters son un objeto de deseo para mi bandeja de entrada. Y es que, no sólo nos informan de sus ofertas y promociones, sino que puedes saber en qué hoteles usan las marcas que ellos venden, o la historia de su famosa bolsa de tela (que regalan en algunas de sus compras). Como nunca sabes qué te contarán en su newsletter, es mejor reservarse un ratito tranquilo para leerlas con calma y disfrutar.
  • Comptoir des Cottoniers. Otra de mis tiendas fetiche. Me suscribí hace muchísimo tiempo a su newsletter y aún sigo enamorada de sus correos. Sus sugerencias de combinaciones con sus prendas son una delicia y están llenas de inspiración. También son fuente de grandes tentaciones por mi parte, pero como tengo más que comprobado que sus prendas son una inversión, no me importa volver a caer.
  • & Other Stories. Desde su inicio, esta tienda se planteó como algo más que una simple tienda online. Pretendía contar historias con las prendas que vende y no ser un simple escaparate de prendas en fila sin nada detrás. Y fiel a esto, sus newsletters también cuentan historias. Lookbooks cuidados, prendas fuera de lo común… Sus correos son bonitos, y eso se agradece. Además, enterarte de sus promociones en el momento en que se producen es una maravilla… aunque mi bolsillo no estará tan de acuerdo con esto.
  • Women´s Secret. Envía una newsletter diaria, lo que no es mucho de mi agrado, pero casi siempre tiene promociones interesantes y cuando toca cambio de armario, hay que mimar lo que uno lleva en casa (y más cuando, como yo, pasas tanto tiempo en ella) por lo que merece la pena estar informado de estas ofertas y aprovecharlas al máximo.
  • Thermomix. Sí, sé que no tiene mucho con ver con el resto de las tiendas, y además, no se puede considerar propiamente una tienda online, pero estar suscrito a la newsletter de Thermomix está muy bien. Envían recetas y trucos sobre la máquina y cuando una anda desesperada intentando ampliar un poco el menú familiar, toda ayuda es poca.

¿Tenéis vosotros alguna newsletter que adoréis? Me encantará que me contéis cuales, aunque no sé si será lo mejor para mi economía.

Foto: google

Cosmética capilar: productos Moroccanoil

Os tengo que hacer una confesión: hace muchísimo tiempo que tenía ganas de probar los productos de Moroccanoil. Creo recordar que fue la primera marca que comercializó de modo internacional el aceite de argán (que sí, que ahora lo vemos en todos sitios pero que hace años era un exotismo nada sencillo de conseguir) y desde el inicio oí y leí tanto bueno sobre ella que estaba deseando tener la oportunidad.

Y por fin, gracias a Any-K  (su nombre twittero, el de verdad es Ana) y su amable ofrecimiento, he podido probar, no uno, si no dos de sus productos. Ana tiene una peluquería y también tienda online y nos conocimos a través de twitter (otra de esas maravillosas cosas por las que me encantan las redes sociales) y además de hablar de lo humano y lo divino, hablamos sobre pelo. Como soy bastante pesada con mis rizos indomables, me recomendó probar la crema de rizos y el aceite de la marca Moroccanoil.

moroccanoil-laratitapresumida

Los he estado probando unos días y la experiencia no ha podido ser mejor. Tal y como Ana me recomendó, con el cabello húmedo, me aplico primero el aceite (muy poco, porque es muy denso y cunde mucho) primero repartiéndolo por las palmas de las manos y posteriormente aplicándolo en el pelo. Es sorprendente cómo el pelo absorbe el aceite y lo nutrido que lo notas ya sólo con este gesto. Yo aprovecho para darme un masaje de modo que se reparte mejor.

Una vez hecho esto, viene el turno de la crema de rizos. La aplico en la mano (con tres pulsaciones es suficiente para mi largo) y lo reparto por el pelo peinándolo con los dedos.

He probado tanto a secarlo con difusor como a dejarlo secar al aire y el resultado es espectacular. Los rizos se quedan marcados pero no acartonados, el peinado dura al día siguiente (las que tenemos el pelo rizado sabemos que la prueba de la almohada no la superan muchos peinados) y encima el pelo se ve mucho más hidratado, de modo que se escrespa mucho menos. El efecto dejándolo secar al aire es el de un pelo brillante y con los rizos suavemente marcados, y nada encrespado. Y cuando uso el secador con difusor el efecto es tan asombroso que me paso el tiempo tocándome el pelo y mirándome en el espejo porque no me puedo creer que quede así de bien.

Vamos, que es una maravilla.

No se trata de productos económicos, pero las que tenéis el pelo rizado, sabéis como yo que los productos económicos no funcionan y al final duele más tirar tres euros que hacer la inversión y alucinar cada vez que te miras el pelo.

Si queréis adquirirlos online, podéis hacerlo en la tienda de Ana, Peluquería Stylo XXI. Además, estoy segura de que cualquier duda que tengáis, Ana la resolverá sin problemas a través de su cuenta de twitter.

Me parece que ha comenzado una bonita amistad entre Moroccanoil y mi pelo que espero dure mucho tiempo.

Compras otoñales: Falda gris

Esta temporada me estoy tomando el tema de renovar mi armario de un modo totalmente distinto a otras y he decidido realizar mis compras a principio de temporada y así amortizarlas mejor y no tener que estar todo el rato pensando en que nuevas compras tengo que hacer.

Por el momento me parece un modo más inteligente de optimizar las prendas que he adquirido, pero a finales de temporada veré si es una buena o una pésima idea.

Entre las compras que más ganas tenía de hacer estaba una falda gris. He visto varias en las colecciones de varios diseñadores y creo que es una prenda muy versátil y a la que voy a sacar mucho partido. Ha sido difícil encontrarla, y finalmente ha sido Amichi la que tenía mi falda perfecta, con vuelo y por la rodilla (soy muy poco creativa a la hora de elegir cortes de falda, finalmente sólo me veo bien con estas).

Y como se trata de sacarle el máximo partido a mis compras, me he liado a pensar diferentes combinaciones:

Un look de diario, para estos días en que me apetece ir mona sin muchas complicaciones y yendo cómoda:

falda-gris-outfit-1-laratitapresumida

 

Para los días en que me apetezca ir más femenina, un look romántico:

falda-gris-outfit-2-laratitapresumida

 

Y para los fines de semana, un punto más rockero:

falda-gris-outfit-3-laratitapresumida

Usaré estas combinaciones como guía pero, por supuesto, pienso en muchas más opciones de modo que creo que esta falda va a ser mi comodín para los próximos meses. Además, como la mayoría del resto de las prendas, ya las tengo de otras temporadas, les daré un nuevo uso.

Estoy muy contenta con la primera de mis compras otoñales. Creo que es tan versátil como una falda negra pero le da un punto ligeramente diferente.

Poco a poco os iré enseñando el resto.

Lactancia materna: mi experiencia

En esta nueva temporada, me apetecía compartir por aquí alguna de mis experiencias más personales, que, aunque este es un blog bastante personal, siempre tenía reticencias de compartir. Pero bueno, al fin y al cabo, es parte de mi vida, que no sólo son trapos y cremas.

Y si había un tema sobre el que llevaba tiempo con ganas de hablar, ese es el de la lactancia materna. Vaya por delante, que mi opinión y experiencia es sólo eso, la mía, y que no pretendo extrapolarla al resto del universo.

 

giselle-bundchen-lactancia

No podía resistirme a poner esta foto

 

Cuando me quedé embarazada de mi hija mayor, tenía bastante claro que la lactancia materna no era para mí. Me hacía sentir incómoda pensar en ello así que mi idea inicial era ni siquiera intentarlo. Pero tras un parto tremendamente largo, que terminó en cesárea y con muchas ganas de coger a mi hija en brazos, cuando la enfermera me preguntó a las doce de la noche, cuando al fin pude coger a mi hija, si quería probar con el pecho, dije sí sin mucho pensar. Lo sorprendente es que sin problemas, el bebé empezó a comer sin más. Había leído tanto sobre complicaciones y dolores que me quedé perpleja. Pero lo malo estaba por llegar. Mi hija decidió que lo de comer no era para ella al mes de su nacimiento y comenzó mi suplicio. Evidentemente, hubiera dejado el pecho por el biberón sin problemas, pero tampoco de ese modo quería comer y al menos el pecho era más sencillo de tener preparado cuando, después de horas de llanto, decidía que lo que la ocurría es que tenía hambre. Pese a todo, duré con lactancia materna hasta los siete meses y el paso a otros alimentos fue tan malo como había sido el pecho. Pero de este tema ya os hablaré otro día.

Cuando me quedé embarazada de mi hijo, reconozco que tenía la espinita de disfrutar dando el pecho, pero también tenía claro que no volvería a pasar por lo que había pasado con la mayor. Como en el caso de ella, al nacer se cogió del pecho sin problemas, y aunque los primeros días en el hospital fueron complicados (él estaba ingresado en neonatos y yo tenía que bajar cada tres horas a darle de comer y cuando yo descansaba, le daban un biberón) cuando nos dieron el alta, ya en casa, la lactancia fue algo sencillo. Él tenía hambre y yo le cubría sus necesidades sin problemas. No hubo dolores, ni llantos ni cólicos. Puedo decir que fue perfecto y al fin entendí la satisfacción de dar el pecho. Estuvo con lactancia materna hasta los quince meses y lo recuerdo como los mejores momentos que pasé con mi bebé.

¿Defiendo la lactancia materna? Por supuesto. Pero siempre y cuando sea lo mejor para ambos. Confieso que si mi hija mayor hubiera tomado un biberón y dejado de llorar, sin pensarlo hubiera pasado a biberones con tal de poder descansar. Eso sí, me alegró mucho de haber sido cabezota cuando nació mi hijo pequeño y no haberme dejado llevar por la mala experiencia vivida, porque aún recuerdo esos ratos con mi bebé en brazos con gran nostalgia.

Por supuesto que la lactancia materna es lo mejor para el bebé, pero también tiene que ser bueno para la madre. Y también sé que muchas mujeres se dejan llevar por el cansancio de esos momentos y sobre todo, por los malos consejos de las mujeres de su alrededor (quién no ha oído aquello de “es que mi leche no lo alimenta”, frase que en la mayoría de los casos es probablemente falsa) para abandonar la lactancia materna. Nuestros hijos se van a criar sanos mamen o tomen biberón y se van a criar con todo el cariño del mundo en uno y otro caso.

Desde mi experiencia, recomiendo intentarlo. Superar los primeros días es lo más duro. Y termina siendo más cómodo tener la comida al alcance del cuerpo a las cuatro de la mañana, cuando el niño se despierta llorando, que tener que correr por el pasillo a preparar un biberón. Y también recomiendo que antes de abandonar, busques alguien con quien hablar (hay matronas en todos los centros de salud si quieres un profesional y yo me ofrezco voluntaria. Puedes enviarme un correo).

Si pese a todo, decides darle biberón, que sea tu decisión. Y sólo tuya.