Después de años y años de ensayo y error, creo que por fin he dado con el método ideal para comprar en rebajas. No es el mejor ni el peor, pero es el que a mí me funciona. En realidad, las prendas que de verdad he necesitado ya las he comprado durante la temporada, porque no hay cosa peor que dejar de comprar una determinada prenda por aquello de que «ya la rebajarán» y ver como llega enero y, o bien no la rebajan, o bien ya no hay tu talla y finalmente te quedas sin ella. Es de lo más frustrante.

Por tanto, suelo llegar a las rebajas con mi armario bien preparado así que divido mi presupuesto en dos a la hora de irme de compras rebajiles:

  • Básicos a renovar
  • Caprichos muy especiales

En el apartado de básicos a renovar, básicamente reviso mi armario y veo que prendas necesitan salir de allí y ser sustituidas por otras de similares características. Cada uno tiene sus básicos y lo que para mí es imprescindible, puede que otra persona no lo use jamás así que es cuestión de ponerse a pensar con qué prendas no podemos dejar de vestir cómodos con nosotros mismos y que siempre están en nuestro armario y decidir cuáles necesitan una renovación. En mi caso, un básico es la blusa de corte romántico en colores nude. Este año me he propuesto encontrar una que me guste tanto como la que tengo ahora mismo y que ya necesita una honrosa jubilación. No la he encontrado pero esto no ha hecho más que empezar así que no desespero (aún)

blusa-romantica-zara

La idea es algo así pero esta no está en rebajas

 

El apartado de caprichos muy especiales es mi favorito. Evidentemente, son prendas que no necesito pero he comprobado con la experiencia lo muchísimo que gana mi armario y mi autoestima con ellas en él. Son prendas que durante la temporada son algo más caras por lo que aprovecho las rebajas para hacerme con ellas. Y la experiencia me dice que es la mejor inversión que puedo hacer. Además, he comprobado que si la has deseado durante mucho tiempo, seguro que la vas a amortizar con creces. En la anterior temporada, mi compra estrella fue una chaqueta de La Condesa, y aún sigo mirándola cuando abro el armario y sonriendo de felicidad por tenerla conmigo.

Esta edición ha sido este vestido de Cristina Piña:

Vestido-Ada-Cristina-Piña-La-Ratita-Presumida

 

Estoy encantada con mi compra y enamorada de mi vestido. Además, se me ocurren mil maneras distintas de combinarlo con lo que creo que se va a convertir en uno de mis favoritos por mucho tiempo.

Ahora sólo me queda encontrar mi básico perdido. Os mantendré informados.

Fotos: Zara, Laura Martín