Quiero comprarme unos vaqueros. Quiero unos vaqueros que sienten bien, pero tampoco quiero arruinarme. En una temporada como la que está comenzando, en la que parece que el denim será el tejido de moda, yo quiero unos vaqueros simples pero agradecidos, de esos que sólo con colocártelos, ya te ves mejor. Parece una misión sencilla, pero no lo es tanto.

Cuando yo tenía quince años, el tema era muchísimo menos complicado. Que querías unos vaqueros, pues tenías dos opciones principales: o ibas a Zara y te comprabas unos normalitos (entonces Zara no tenía la variedad que tiene ahora, eran vaqueros rectos y ya está) o te comprabas unos Levi´s. En la zona en la que yo vivo, había una solución intermedia: comprar unos Lee, y es que la fábrica de Lee estaba realmente cerca de mi casa y tenían una tienda de fábrica en la que vendían los Lee a bajo precio. Pero en esa época, al menos por aquí, tener unos Lee era aún peor que tener unos de Zara (cómo han cambiado las cosas).

     vaqueros lee

¡Cómo podía odiarlos tanto, con lo bien que sientan!

Lo máximo de lo máximo eran los Levi´s 501 etiqueta roja. Si tenías una etiquetita roja asomando del bolsillo trasero del pantalón, eras directamente el rey del Mambo. Yo soñaba con unos, porque lo máximo a lo que había llegado eran unos Levi´s  rosas de etiqueta naranja heredados de mi prima. Pero eso no era suficiente. La solución parecía clara: ir a la tienda y comprar unos Levi´s, pero no era nada fácil llevarla a cabo. Entre mis pantalones soñados y mi escuálido trasero (entonces, claro) había un muro insondable: mi madre. Ella no concebía que existieran tipos de vaqueros, los vaqueros eran vaqueros y ya está. Si quería, me compraría unos de Zara, y si no, iríamos de Lee y me compraría unos allí. No consigo recordar cómo, la terminé liando convenciendo para ir a la calle Arenal para mirar lo que allí había. Tampoco sé muy bien cómo pero conseguí convencerla de los que mejor sentaban eran los Levi´s. Eso sí, no fueron etiqueta roja, sino naranja, aunque a mí, esa victoria me supo a gloria.

        etiqueta levis

¡Yo quería esto!

Un par de años después viví una época dorada en cuanto a los vaqueros. Mi padre tenía un amigo en la base americana, y le sacaba los vaqueros a precios ridículos. En ésa época, todos mis vaqueros fueron Levi´s, al fin. Como no me gustaban los vaqueros azules sin lavado, y todos los que salían de allí eran así (tampoco existían tantas variedades de lavado como ahora) yo los hacía de todo para que fueran más claros. En esa época tuve unos calcados a estos:

     vaqueros balmain

 Juro que tuve unos igualitos que éstos

Pensándolo detenidamente, los vaqueros han sido la pieza clave de mi vestuario durante toda mi vida. Salvo una época aciaga de trabajo en oficina, en la que el jefe nos prohibía su uso, han sido mi ropa de diario más utilizada. Aún hoy.

Es por eso que quiero unos vaqueros que sienten bien y, aunque no quiero dejarme el sueldo, no me importa hacer una inversión inteligente.

La culpa real de todo esto la tiene una chica a la que ví en el aeropuerto de Barajas con destino a Londres y con la que compartí vuelo. Llevaba unos pantalones vaqueros que le sentaban de cine. Creo que no he mirado nunca el trasero de una chica tanto, como se lo miré a esa chica. Finalmente, pude ver que se trataba de los vaqueros Wonder de la marca portuguesa Salsa.

                 vaqueros salsa wonder

Aunque no me queden como a ella, si me quedan la mitad, me conformo

Estos vaqueros prometen maravillas con la figura de la mujer y doy fe de que, al menos en el caso de la chica del aeropuerto, era cierta cada palabra. Pero claro, como no son unos vaqueros regalados, tampoco quiero arriesgarme sin probar nada más.

Pero ¿habéis visto la cantidad de marcas de vaqueros que existen? Yo, que estoy suscrita a varias empresas de venta on-line, tipo Privalia o Vente-privee, recibo cada día inicios de ventas de marcas de las que ni siquiera había oído hablar.

Por otro lado, está la evidente tentación del low-cost. No hablo de Blanco, que esos ya los he probado y tienen el don mágico de estirar y encoger día a día: los compras pequeños y días después terminas con ellos en las rodillas. Sin embargo, los de Mango no tienen tan mala prensa. Los que los han usado dicen que sientan bien y son más baratos que los de marca.

Imploro vuestra ayuda:

¿Qué hago? ¿Me compro unos vaqueros baratos y si hago una mala compra, al menos no me habré arruinado?

¿Compro un vaquero de marca reconocida, y lo miro como una inversión de futuro?

N
o me vale que me recomendéis marcas de doscientos euros, porque, por muy bien que sienten, no me los voy a comprar. Mi conciencia me impide gastar semejante dinero en un vaquero.

¿Y vosotros de qué sois, de low cost o de marca cara?

Be Sociable, Share!