ama de casa

El tema comenzó con una frase, a propósito del estreno de la película basada en la novela 50 sombras de Grey, que tantos artículos, comentarios y noticias generó. Vaya por delante que no me he leído el famoso libro, en primer lugar porque siempre he tenido algo que me apeteciera más leer, y en segundo lugar, porque no creo que me sienta identificada con él. En realidad, tampoco es que se tratara de una frase nueva al referirse a esta saga, pero debió ser que en ese momento me planteé el verdadero significado y me escamó. Leyendo un artículo de un conocido (del que jamás me he planteado que sea machista, ni sexista, ni nada) usó el término «porno para mamás» para referirse a la película. Y yo me pregunto: ¿qué es exactamente «porno para mamás»? ¿es que por el hecho de dar a luz comienzan a cambiarte los gustos sexuales? Para mí este término implica que a las mamás se nos supone un cierto grado de mojigatería y que «aliviamos» nuestros pensamientos más oscuros leyendo según qué tipo de novelas.  En primer lugar, y parafraseando a Blade Runner, he oído conversaciones entre mamás que nunca creerían ni los más osados solteros. Y con toda la naturalidad del mundo. Y como en todo en esta vida, cada una tiene sus gustos, en sexo, en literatura y en calceta, si me apuras. Por otro lado, una novela que ha supuesto un fenómeno tan planetario como «50 sombras de Grey» digo yo que habrá sido leída por solteras, casadas, divorciadas e incluso algún que otro hombre en la intimidad de su hogar.

Aunque me desahogué en twitter respecto a este artículo, no lo pensé más. Pero el sábado por la noche, justo antes de irme a la cama, volví a entrar en twitter (que está claro que es un poco satán para mí) y leí un artículo de la revista Elle (otra revista de la que tampoco se pone en duda su feminismo). Se trataba de una entrevista a una escritora cuya novela erótica, basada en el placer femenino, está recibiendo muy buenas críticas. Me perdonaréis si no os digo el nombre de la escritora en cuestión, pero no me apetece ni siquiera buscarlo, ni menos aún, incluirlo aquí. Pues el caso es que a la buena mujer, titulada y profesional como ella sola, se le preguntaba sobre 50 sombras de Grey y ella, muy ofendida, decía que en primer lugar, eso no era literatura, y en segundo lugar que eran novelas para «amas de casa aburridas«. Ahí ya me encendí. ¿Acaso sabe esta gran escritora/gran profesional lo que un ama de casa, por muy aburrida que esté, le gusta leer? Lo que tengo bastante claro es que yo, aun siendo ama de casa, no leo según qué géneros, más que nada porque no me apetecen, y aun más claro tengo que a ella precisamente no pienso leerla, porque entiendo que ya habrá bastantes intelectuales que la lean y le hagan inmensamente rica. A esta ama de casa la ha perdido como lectora.

Ayer, viendo el programa de El objetivo en la Sexta, y a propósito del Día internacional de la mujer, aprendí el término micromachismo. Se trata de ese machismo comunmente asumido pero no por ello menos ofensivo. Me parece un término de lo más adecuado para estas dos frases que me han indignado. Porque nadie habla de «porno para ejecutivos» o «porno para papás». Y tampoco nadie habla de novelas para «ingenieros aburridos».

Porque yo soy madre y ama de casa, y por tanto, estoy en el escalón más bajo de la sociedad. Pero al menos decido qué leo y qué veo.

Imagen: google