Rutina facial nocturna: cómo conseguirla

Siempre ha sido mi punto débil: ser capaz de mantener más allá de una semana una rutina facial nocturna que no me diera pereza y, a ser posible, que me apeteciera realizar.

Una ya tiene unos años y tiene que cuidarse, así que me propuse darle a mi piel la oportunidad de comprobar si un determinado producto de cosmética daba los resultados de los que todos hablaban o era un engaño más.

Lo primero para una buena rutina facial nocturna es el tema del desmaquillado. Tras mi búsqueda de la buena cara por las mañana me veía en la obligación de quitarme todo lo que me ponía. Además, en muchas ocasiones suelo maquillarme también los ojos así que, aunque posiblemente es la cosa que más pereza me da, tenía que quitarme todo lo que me había puesto.

Mi kit de desmaquillado no puede ser más básico:

foreo-agua-micelar-sephora-la-ratita-presumidaLo básico de lo básico es el agua micelar. Es el gran descubrimiento de las perezosas del desmaquillaje. Un algodón impregnado en agua micelar y listo, todo va fuera. Esta de Sephora es la que estoy usando ahora mismo y me está encantando.

En segundo lugar, la foreo Luna, de la que ya os he hablado en otras ocasiones. Se pasa por todo el rostro y la piel estaría limpia y preparada para los tratamientos.

Para la segunda parte, la de tratamiento, tengo que confesar que he conseguido mantener la rutina porque los productos que estoy usando cumplen dos requisitos:

  • Son caros. Lo sé, parece obvio, pero siempre me he resistido a gastarme el dinero en estas cosas. Pero la diferencia es más que notable.
  • Huelen bien. Para que me apetezca usarlos, me tiene que apetecer la experiencia de usarlos. Y aquí el olfato es fundamental. Los productos sin perfume pueden ser estupendos, pero no están hechos para mí.

De este modo, mi rutina facial nocturna incluye los siguientes productos:

 

 

 

rutina-facial-nocturna-la-ratita-presumida

 

Jabón: lo suelo usar junto con Foreo Luna o también en la ducha mientras hace efecto la mascarilla capilar. Ahora mismo estoy con uno de Apivita que huele de maravilla.

Tónico: básico super básico. Me encanta la sensación que deja el tónico en mi piel. Una piel atópica como la mía necesita regularse después del jabón y el tónico lo hace. El cellular refining lotion de La Praire fue un regalo pero tengo clarísimo que es toda una inversión. No lo uso con algodón sino que lo aplico directamente en el rostro. Y no os cuento cómo huele…

Sérum: hace mucho que uso sérum y de todos los que he usado el midnight recovery concentrate de Kielh´s es mi favorito para la noche. Sólo tres gotas y la piel queda genial. Además, su olor a lavanda es de lo más relajante.

Contorno de ojos: Ahora mismo estoy con el eye opening serum de Kielh´s  y me está gustando mucho. Tengo que usar contorno porque mi dermatitis suele manifestarse alrededor de los ojos y con el maquillaje y el desmaquillado tengo que hidratar para no correr riesgos.

Hidratante: durante el verano, con los pasos anteriores ha sido suficiente pero ahora mismo noto la piel muy tirante así que estoy probando esta hidratante, y puede que no debiera hacerlo porque es carísima pero me esta encantando.

Sé que las que estáis conmigo en esta cruzada anti-vagancia-facial, pensaréis que mantener esta rutina facial nocturna es demasiado para cada noche, pero hay que verlo como un rato para nosotras y puede llegar a ser maravilloso si los productos nos enamoran.

Post NO patrocinado. Aunque ojalá me patrocinara La Praire, así os lo digo…

By | 2016-10-24T07:21:11+00:00 17 noviembre 2014|Moda y Belleza|Comentarios desactivados en Rutina facial nocturna: cómo conseguirla
Leer entrada anterior
the_good_wife_1
The Good Wife: la mejor serie

Así de claro. Cada temporada me reafirmo más en que no existe ninguna serie americana a la altura de The...

Cerrar