De sobra sabemos todos a estas alturas de la vida, que aquello de que las empresas de ropa iban a asumir la subida del IVA ha sido un poco “de aquella manera”.

Que no sé si será por el IVA o porque la vida está muy cara, pero últimamente, esas marcas a las que todos recurríamos para ir estupendos por cuatro duros (ay, qué pena los duros), esas ya no están por la labor de que esto sea así. Que sí, que podemos seguir yendo monos, pero ya no será por cuatro duros, ni por cuatro euros.

Pero, como dice el refranero español “a Rey muerto, Rey puesto”. Y si Zara y compañía se suben a la parra de los precios y sus jerséis pasan de costar una baratura a un mínimo de cuarenta euros y sus abrigos ya no bajan de cien, pues ahí están otras para hacernos caer en la tentación y no sentirnos tan culpables.

Parka corta

Os diré que en el principio de los tiempos, Lefties empezó como un Zara de taras con algo de outlet, que ejercía de cajón de sastre de ropa raruna y en el que entrabas más por fé que porque allí hubiera algo digno de colgar del armario. Pero hace unas pocas temporadas, iniciaron una política de expansión y cambiaron un poco el rumbo de su mercado. Yo os confieso que he tardado un poco en redescubrirlo, más que nada porque pensaba que seguía siendo lo que era y me negaba a entrar pero ¡oh, sorpresa!, ahora ya no es así. 

Cuando a principios de la temporada entré a darme una vuelta, después de haberme estudiado como si fuera la biblia el lookbook de Zara de septiembre, me llevé las manos a la cabeza. ¡Las mismas prendas que en Zara por muchísimo menos precio! Me impactó sobre todo la parka de camuflaje, que costaba en Zara unos cincuenta euros y que allí estaba por menos de treinta.

Chaqueta camuflaje zara

Desde entonces ha sido un suma y sigue: faldas, vestidos, pantalones… mucho más baratos y sospechosamente parecidos a los que había visto previamente en Zara.

Encima, gracias a Anitta Ruiz pude saber que su bisutería también era muy tendencia y mucho más barata que otras de las supuestas marcas low cost.

Lo del pasado sábado fue la prueba más que clara de todo esto.

Entré y tuve un flechazo. La falda de la que me había enamorado en Zara y que finalmente no me animé a comprar, pasaba de los cincuenta euros a los doce. ¿Qué no es piel? Eso ya lo sé, pero por ese precio tampoco lo necesito.

Falda zara piel

¿Existe el clon del clon? Parece que sí. Y damos las gracias a Inditex por crear este reducto para nuestra maltrecha economía.

Fotos de Zara, pero prendas que también he encontrado parecidas en Lefties

 

 

Be Sociable, Share!